Press clipping

Un salario a cambio de nuestros datos, nuevo sistema económico

El investigador del instituto IMDEA Networks, situado en Leganés, asegura que esta medida beneficiaría no solo a las personas que recibieran ese salario, sino a toda la sociedad y a las propias empresas que pagaran por ellos
El investigador del centro situado en Leganés Instituto IMDEA Networks, Nikolaos Laoutaris, ha propuesto una nueva forma de visualizar los datos y las empresas. “Hay un importante protagonista que no recibe nada de los enormes beneficios que genera la actividad: las pe

El investigador del instituto IMDEA Networks, situado en Leganés, asegura que esta medida beneficiaría no solo a las personas que recibieran ese salario, sino a toda la sociedad y a las propias empresas que pagaran por ellos
El investigador del centro situado en Leganés Instituto IMDEA Networks, Nikolaos Laoutaris, ha propuesto una nueva forma de visualizar los datos y las empresas. “Hay un importante protagonista que no recibe nada de los enormes beneficios que genera la actividad: las personas que proporcionan esos datos. Solo en algunos casos, los humanos generadores de datos reciben por ellos un salario: servicios online gratuitos”, ha asegurado.

La idea de una economía basada en que los generadores de esos datos cobren por cederlos a las compañías fue propuesta por el científico y artista Jaron Lanier en su libro Who Owns the Future. En su artículo de IEEE Internet Computing, Laoutaris desarrolla esa idea y explica que él y su equipo del Instituto IMDEA Networks están trabajando ya en la construcción de los algoritmos, los sistemas y el software para lograr que la compensación económica por los datos sea una realidad.

El investigador reconoce en su artículo que la transición de la actual economía a un sistema en el que el pago por los datos fuera no solo obligatorio sino el motor económico primordial no es sencillo pero, según afirma, es posible: “Sentar las bases de esta nueva económica y lidiar con los desafíos de escalabilidad en el cálculo de los pagos es solo la punta del iceberg en el camino para hacer realidad una economía de datos centrada en el ser humano”.