Press clipping

Tus datos personales en internet te podrían llegar a reportar 18.000 euros al año

Mis datos, mi dinero. ¿Estamos aburridos de ver un artículo por internet y que al momento aparezcan un sinfín de anuncios en las redes sociales? ¿Harto de esa incómoda sensación de que cada búsqueda que haces en Google queda almacenada en algún recóndito servidor?

Los datos que proporcionamos, en la mayoría de ocasiones, sin darnos cuenta producen que las empresas se llenen los bolsillos de dinero.

Mis datos, mi dinero. ¿Estamos aburridos de ver un artículo por internet y que al momento aparezcan un sinfín de anuncios en las redes sociales? ¿Harto de esa incómoda sensación de que cada búsqueda que haces en Google queda almacenada en algún recóndito servidor?

Los datos que proporcionamos, en la mayoría de ocasiones, sin darnos cuenta producen que las empresas se llenen los bolsillos de dinero. Los datos y la economía derivada de ellos son el motor de la cuarta revolución industrial. Por ese motivo, ¿no deberíamos beneficiarnos de nuestros propios datos?

El investigador del instituto IMDEA Networks de Madrid, Nikolaos Laoutaris, ha propuesto una nueva forma de visualizar los datos y las empresas. “Hay un importante protagonista que no recibe nada de los enormes beneficios que genera la actividad: las personas que proporcionan esos datos. Solo en algunos casos, los humanos generadores de datos reciben por ellos una escuálida compensación en especie: servicios online gratuitos”, ha asegurado.

La idea de una economía basada en que los generadores de esos datos cobren por cederlos a las compañías fue propuesta por el científico y artista Jaron Lanier en su libro Who Owns the Future. En su artículo de IEEE Internet Computing, Laoutaris desarrolla esa idea y explica que él y su equipo del Instituto IMDEA Networks están trabajando ya en la construcción de los algoritmos, los sistemas y el software para lograr que la compensación económica por los datos sea una realidad.

Laoutais: “Un pago monetario adecuado sería la solución para algunos de los problemas más graves a los que vamos a enfrentarnos como sociedad en un futuro inmediato”

Que cada persona recibiera una compensación económica por los datos que produjera sería, según el investigador de IMDEA Networks, “una alternativa a la recepción de un salario por la mano de obra cuando en el futuro la mayor parte del trabajo sea realizado por máquinas”. Algunos análisis han concluido, dice también Laoutaris en su artículo, “que una familia de cuatro personas podría ganar hasta 20.000 dólares (unos 18.000 euros) anuales por sus datos”.

La protección de los datos

Este sistema ideado por Laoutaris tendría, además, grandes beneficios para la protección de la privacidad. Uno de los aspectos más importantes en la era tecnológica en la que nos encontramos.

Además, defiende que la mayoría de nuestros dados rondan internet sin saber las empresas si nuestros aspectos más íntimos les serán útiles. Dado que la recolección de datos es en la actualidad gratuita, las compañías recogen todos los que están a su alcance sin discriminación.